El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) rechaza categóricamente las medidas proteccionistas del gobierno estadounidense y México debe ser excluido de los aranceles  al acero y aluminio.

El CCE considera que son violatorias de la Organización Mundial del Comercio (OMC), distorsionan el comercio internacional y restringen el libre mercado.

Ante tal situación exige que México sea excluido completamente de esta medida. “Somos un socio comercial de Estados Unidos y del mundo; el principal comprador de aluminio y el segundo de acero de ese país”.

Mientras tanto, apoya la posición del gobierno de México de imponer las medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación.

Asimismo, comparte la postura del gobierno mexicano de mantener un diálogo constructivo con Estados Unidos para fortalecer la integración de las cadenas productivas de la región de América del Norte como la más competitiva a nivel mundial.

La posición de México se mantiene firme: no aceptaremos ninguna medida que restrinja la actividad económica y afecte a las cadenas productivas y la generación de empleos.

Estas circunstancias no cambian las posiciones acordadas entre el sector privado y el Gobierno mexicano en el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En el sector empresarial seguiremos con nuestra estrategia de dialogar para mantener, modernizar y agilizar el comercio internacional para generar inversión, empleo y bienestar para las familias mexicanas.

Por Miguel Ramirez

Nacido en la CDMX, egresado de la FCP y S de la UNAM. Inicie en 1992 en periodismo tecnológico y después migré a la parte económica y financiera. Aficionado a la NFL y vaquero de corazón. Otros deportes son el Basquet (Knicks), Tenis; fut de Champions League...