El tipo de cambio peso-dólar cerró la semana con una depreciación de 0.85 por ciento o 17 centavos, cotizó 20.21 pesos, tocó un mínimo de 19.8401 y un máximo de 20.2618 pesos.

La baja de la moneda mexicana se concentró en la sesión del viernes y fue por un fortalecimiento del dólar estadounidense ante un incremento de la aversión al riesgo en los mercados financieros.

En la semana, el índice ponderado del dólar cerró con un avance de 2.53 por ciento, el mayor desde la tercera semana de Marzo del 2020, en la reacción inicial del mercado a la pandemia del coronavirus.

Los factores detrás del fortalecimiento semanal del dólar fueron por varios factores que acontecen en el escenario internacional y la política monetaria.

La postura monetaria restrictiva de la Reserva Federal y otros bancos centrales

El evento más relevante de la semana fue el incremento a la tasa de interés de la Fed de 75 puntos base, a un rango entre 3.00 por ciento y 3.25 por ciento, y el ajuste de las expectativas para la tasa de interés en 2022 y 2023. Lo anterior envió la señal de que la Fed seguirá subiendo la tasa de interés hasta 4.5 por ciento al cierre del año y podrían seguir subiéndola hasta 5.0 por ciento en 2023.

Otros bancos centrales que subieron la tasa de interés fueron el Banco de Suecia con 100 puntos base a 1.75 por ciento, el Banco Central de Filipinas con 50 puntos base a 4.25 por ciento, el Banco de Indonesia con 50 puntos base a 4.25 por ciento, el Banco Nacional de Suiza con 75 puntos base a 0.50 por ciento, el Banco de Noruega con 50 puntos base a 2.25 por ciento, el Banco de Taiwán con 12.5 puntos base a 1.625 por ciento, el Banco de Inglaterra con 50 puntos base a 2.25 por ciento y el Banco de Sudáfrica con 75 puntos base a 6.25 por ciento.

Riesgos para el crecimiento económico global

Las mayores tasas de interés a nivel global elevan los riesgos de desaceleración económica. En Estados Unidos, la Reserva Federal revisó a la baja sus expectativas de crecimiento económico de 1.7 por ciento a 0.2 por ciento para 2022 y de 1.7 por ciento a 1.2 por ciento en 2023.

Ante dicha situación los principales índices registraron pérdidas en el mercado de capitales, el S&P 500 perdió 4.65 por ciento en la semana y el Nasdaq bajó 5.07 por ciento. Con este retroceso, los índices se ubicaron cerca de sus niveles mínimos en el año observados en Junio y no se descarta que puedan continuar las pérdidas en las próximas semanas.

Incremento de la aversión al riesgo en Reino Unido.

En la sesión del viernes el gobierno de Reino Unido anunció recortes de impuestos y reformas que costarán 161 mil millones de libras esterlinas durante los siguientes cinco años, lo que se espera incremente el déficit del sector público.

El recorte de impuestos equivale a 6.95 por ciento del PIB en 2021 o 14.48 por ciento del gasto público total durante el mismo año.

Estas medidas elevaron la percepción de riesgo para la deuda, la tasa a 10 años subió 33 puntos base en la sesión del viernes y 69.2 puntos base en la semana, alcanzaron un máximo de 3.848 por ciento, su nivel más alto desde Febrero del 2011.

La libra esterlina se depreció 4.80 por ciento en la semana, cotizó en 1.0872 dólares por libra y alcanzó una cotización de 1.0840 dólares, su peor nivel desde el 14 de Marzo de 1985.

Aversión al riesgo por tensiones geopolíticas.

En la sesión del viernes iniciaron las votaciones en un referéndum organizado por el gobierno ruso para la anexión de cuatro territorios de Ucrania, Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporizhzhia.

Asimismo, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció la preparación de 300 mil reservas para la guerra en Ucrania, envió la señal a los mercados de que la guerra no está próxima a terminar y podrían darse nuevas disrupciones en los mercados de materias primas y ser factor de riesgo para el crecimiento económico global.

En los principales cruces del dólar, las divisas más depreciadas fueron la libra esterlina con 4.80 por ciento, la corona sueca con 4.78 por ciento, el peso chileno con 4.78 por ciento, el dólar neozelandés con 4.04 por ciento, el zloty polaco con 4.02 por ciento, la corona noruega con 3.90 por ciento, la corona checa con 3.59 por ciento y el florín húngaro con 3.56 por ciento.

En las divisas más relevantes, el euro se depreció 3.21 por ciento y cerró en 0.9694 dólares por euro, tocó una cotización de 0.9668 dólares, su peor nivel desde el 17 de Septiembre del 2002.

Por su parte, el yen japonés se depreció 0.27 por ciento, cotizó en 143.31 yenes por dólar, alcanzó una cotización de 145.90 yenes, su peor nivel desde el 18 de Agosto de 1998.

En el mercado de futuros de Chicago, las posiciones especulativas netas a la espera de una depreciación del peso se incrementaron en 2 mil 652 contratos, en la semana entre el miércoles 14 y el martes 20 de Septiembre.

Las posiciones netas en contra del peso se ubicaron en 28 mil 033 contratos, cada uno de 500 mil pesos. Desde Agosto, los movimientos de posiciones en el mercado de futuros no han mostrado una tendencia definida, señal de que el mercado apuesta por una depreciación significativa del peso en el corto plazo.

En la semana, el euro tocó un máximo de 1.0051 y un mínimo de 0.9668 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un máximo de 20.1486 y un mínimo de 19.5278 pesos por euro.

Gabriela Siller
Directora de Análisis Económico-Financiero
Banco BASE

Por Miguel Ramirez

Nacido en la CDMX, egresado de la FCP y S de la UNAM. Inicie en 1992 en periodismo tecnológico y después migré a la parte económica y financiera. Aficionado a la NFL y vaquero de corazón. Otros deportes son el Basquet (Knicks), Tenis; fut de Champions League...