México puede pasar de importador a exportador de algodón en el 2020 con la siembra de un millón de hectáreas al incorporar el cultivo modificado genéticamente como lo hacen naciones asiáticas y africanas.

El vicepresidente de la Alianza Protransgénicos, Pedro Ortiz, enfatizó que como país se tiene una gran oportunidad de mercado, ya que en pocos días se reanudarán las negociaciones entre México, Estados Unidos y Canadá, con miras a lograr un acuerdo comercial en el TLCAN, en las que se debe asumir una visión futurista que lleve desarrollo, empleo y crecimiento económico al campo.

El organismo que agrupa productores, académicos, investigadores y la propia comunidad estudiantil, señaló que existe un considerable aumento en la adopción de este cultivo en tierras mexicanas, y en este sentido enfatizó que todas las variedades importadas y cultivadas en México, están autorizadas para consumo humano (como aceite comestible y para industrias alimentarias) y animal (como semilla sin fibra o hueso).

Apuntó que México puede ser un exportador de algodón, hay las condiciones y la capacidad para producir esta fibra genéticamente modificada, y cerrar esa brecha. No es posible que se importe más del 50 por ciento de la demanda nacional, lo que significa cada año más de 212 mil toneladas de ese producto.

Agregó que el campo mexicano tiene condiciones agroecológicas idóneas en diversas regiones donde se podría tener un excelente rendimiento de algodón: se estima que se podrían sembrar hasta un millón de hectáreas con variedades transgénicas.

Este impulso productivo lo han implementado varios países asiáticos y africanos usando algodón GM, además de los Estados Unidos y otros en Sudamérica, con buenos resultados comerciales.

El Comité Nacional Sistema Producto Algodón ha desarrollado un proyecto que busca que para el 2020 México sea exportador de algodón al pasar de 421 mil toneladas anuales a 690 mil toneladas, lo que generaría un superávit en la producción algodonera del país que lograría incentivar el mercado interno de fibra, semilla y sus múltiples productos.

Con este proyecto se evitaría la importación, contrabando y el transporte a largas distancias y se aumentaría el empleo, ya que actualmente 114 mil personas participan en esta cadena productiva.

Se estima son 250 millones de personas en todo el mundo las que trabajan en la industria del algodón.

En México, el algodón ha sido considerado como un “cultivo social” ya que ha generado trabajo y sustento a familias de las regiones donde es sembrado.

Por Miguel Ramirez

Nacido en la CDMX, egresado de la FCP y S de la UNAM. Inicie en 1992 en periodismo tecnológico y después migré a la parte económica y financiera. Aficionado a la NFL y vaquero de corazón. Otros deportes son el Basquet (Knicks), Tenis; fut de Champions League...